sábado, 19 de mayo de 2007

espantapájaros (oliverio girondo)

Abordar este texto de Oliverio es plantearse varios interrogantes:
A simple vista, su estructura de caligrama nos remite a Apollinaire y a los desplazamientos de punto de vista del cubismo.
Lo que parece un juego sin sentido, pronto se nos revela una profunda crítica a los discursos dominantes.
Este espantapájaros, qué tiene en la cabeza?

Yo no sé nada
Tú no sabes nada
Ud no sabe nada...

vacío, incertidumbre, negación
¿a quién representa esta cabeza? ¿es la cabeza de cada uno de nosotros, de la que Freud había hablado en los nuevos términos del superyo-yo-ello?
¿ es la cabeza política, que a esa altura de los acontecimientos ya había producido una guerra mundial en 1918 y preparaba la próxima?

Pero sigamos con los brazos; "la desorientación de mi generación tiene su explicación..."
¿a quién se está representando ahora?. Oliverio da por tierra con todos los sermones y discursos escuchados por esa época. Y se planta en la duda:

creo que creo en lo que creo que no creo
y creo en que no creo en lo que creo que creo

Vientos de cambio soplan en este poema, el cantar de las ranas (esa persistente aliteración en cr) anuncia el único lugar al que pueden dirigirse los pies; a subir escaleras, a buscar arriba, a buscar abajo, a buscar allí, a buscar acá para recuperar el sentido.

2 comentarios:

©hannibal dijo...

Saludos

Todavía estoy en discusión si la poesía es para denunciar o para sentir. En donde radica el arte como tal, es estética o es algo más.
Son hilos y fibras del alma lo que se toca, o es acaso la razón y la reflexión. Son ambas, ¿como lo hace? ¿Que se hace? o todo será un engaño de subjetividades que se condenan parcialmente por quienes escriben la historia.

dudas, y más dudas.

Saludos
Hannibal

Anónimo dijo...

a bueno... pero que pedazo de mierda. Los niños se cagan de hambre en África y a ustedes se les ocurre hacer estas pelotudeces??? produzcan algo señores.... esta basura no sirve ni para perder el tiempo..